lunes, 21 de enero de 2008

El Banco del Sur: un parto difícil

Por H.C.

Durante la semana pasada tuvo lugar en Caracas una nueva reunión técnica para definir la forma y el funcionamiento de un futuro
Banco del Sur. La iniciativa recorre a los países del MERCOSUR y sus socios desde hace años, y sin embargo, ahora que sólo parecerían faltar los últimos detalles de la compleja tarea de crear la primera institución financiera sudamericana, el contexto internacional arroja incertidumbres sobre el futuro del proyecto.

En cuanto a la economía internacional entendida como un todo, la crisis de las hipotecas sub-prime en los Estados Unidos ha terminado por contagiarse al conjunto del sistema financiero, a la actividad de la construcción, a los índices de confianza del consumidor y, como si esto fuera poco, a las elecciones primarias que definirán los candidatos demócratas y republicanos para las próximas elecciones presidenciales. Las amenazas de recesión en la primera economía del mundo, sin embargo, son mucho más que anecdóticas noticias del extranjero: como advierten los principales analistas de Estados Unidos y el mundo, una caída del consumo norteamericano podría desacelerar el importante crecimiento que el mundo vivió durante los últimos cinco años. Y del que Argentina tanto se benefició.

En el contexto regional, mientras tanto, los conflictos bilaterales se siguen sumando aún entre aquellos países que estarán asociados en un futuro Banco del Sur, como es el caso del enfrentamiento diplomático que sostienen, ya desde hace años, Uruguay y Argentina por la
violación al Tratado del Río Uruguay. A este problema se le han sumado otros nuevos, y algunos, como el reclamo de Bolivia frente a Chile por el territorio perdido durante la Guerra del Pacífico, que ya superan el siglo de antigüedad. Entre los más recientes pueden contarse los reclamos de Perú también a Chile, por el trazado de las fronteras en la plataforma marina del Océano Pacífico, o el conflicto político entre el presidente venezolano, Hugo Chávez, y su par colombiano, Álvaro Uribe por las controversias en torno al canje humanitario con las FARC y el status político de este grupo guerrillero.

Así, el muy bienvenido proyecto de un institución financiera sudamericana para los sudamericanos está enmarcado en un contexto complicado tanto en lo económico como en lo político. Y sin embargo, éste es sólo un motivo más para que los responsables del éxito de esta nueva propuesta aceleren las negociaciones y la puesta en marcha del organismo: ninguno de los conflictos antes repasados parecería tener, en el corto plazo, una solución fácil de instrumentar.


De todos modos, y para concluir este breve análisis, vale la pena resaltar que la iniciativa no sólo se encuentra amenazada por sus demoras en el tiempo, sino también por una falta de compromiso real de los Estados participantes. 10 mil millones de dólares: esa es el capital con el que contaría el banco en el momento de su creación. Una cifra similar al pago anticipado que Argentina, ni que hablar de Brasil, realizó en un mismo día al FMI para liberarse de su tutela. Un monto que representa con bastante exactitud las pérdidas que sufrió el grupo del City Bank, tercer banco en los Estados Unidos, solo en un trimestre de la crisis financiera causada por los sub-prime. 10 mil millones de dólares parece mucho dinero; ¿alcanzará para cubrir las necesidades de inversión de una región que busca integrarse frente a un mundo cada vez más competitivo?

8 comentarios:

mario dijo...

alcanzaría para comprar acaso lo incalculable para la gente anónima, la que habita este lugar del mundo, a la que le pedirán lo que no tiene para "garantía del país". es un teorema muy antiguo, tanto como la palabra "sur"
fuerza

CLAUDE dijo...

Yo no coincido con esa idea según la cual el Banco del Sur debe ser algo opuesto a otros organismos financieros internacionales. Las preferencias regionalistas pueden no condecirse con los intereses de los países que necesitan préstamos importantes.
Tampoco me gusta la perspectiva de gente como Chávez y los Kirchner involucrados en una institución financiera, porque creo que han demostrado con creces que supeditan todo a la conveniencia política.
En definitiva, temo que el Banco del Sur sea manejado como una réplica perfecta de lo que esta gente siempre dijo del FMI: que era una institución que utilizaba sus préstamos como herramienta de presión política.
Temo que se convierta en el petro-banco de Chávez, en una excusa para que él ejerza su clientelismo regional, o su imperialismo bolivariano, para usar una expresión que me causó bastante gracia y con la que estoy bastante de acuerdo.

HC dijo...

Claude:
Si bien reconozco que tus miedos por el futuro funcionamiento del Banco del Sur están más que fundamentados, creo que la creación de una herramienta tan importante como ésta que hoy se está discutiendo tiene una importancia que supera a la de las figuras que hoy, y tal vez sólo por unos años, gobiernan los países de la región.
Además, me parece imposible que la política quedara de lado en un proyecto de esta envergadura, acá o en cualquier otra parte del mundo.

Mensajero dijo...

El banco del Sur tendría una sede perfecta en Argentina en la esquina de Bolivar y Venezuela, hoy ocupada por el banco francés. Cuac.

gonza dijo...

HC:
te hago una aclaracion: el "lio" entre uribe y chavez no afecta al banco del sur porque colombia no se encuentra dentro del proyecto.

claude:
no estoy de acuerdo con vos. justamente uno de los objetivos del BS es "prestar guita" sin condicionamientos. chavez (un presidente que esta hasta el 2013 y despues se va) no puede imponer por si solo nada. de hecho, hoy venezuela es uno de los compradores de los bonos argentinos y chavez (que pide una alta tasa de interes a cambio) no exige la aplicacion de ninguna politica economica, como hace el FMI.

ademas el imperialismo se basa en la exigencias (o mejor dicho, en la exportacion de los paises centrales a los perifericos) de politicas economicas.
en cambio chavez realiza "acuerdos", que es distinto.

no me corras diciendome "chavista" porque no lo soy. pero creo que te equivocas.

si decimos que "chavez va a ejercer clientelismo regonal" tambien lo podemos decir de tabare vazquez o lula (o del propio K).

-------------

buen post.

saludos!

CLAUDE dijo...

Gonza: Mis temores tienen bastante que ver con quién va a aportar más fondos y decidir su destino y con qué fines, y no me refiero a las normas o reglamentos sobre el papel. Por otra parte, jamás se ocurriría "correr" nadie. Todo bien, en serio.

NoTe dijo...

Valoro que se pueda discutir este tipo de situaciones que ojalá puedan ser utilizadas para el bienestar de los latinoamericanos, tan vapuleados durante décadas. Lo que me asusta más es la inestabilidad política que viven cada uno de estos países, donde la fuerza de las instituciones democráticas se ve deteriorada por dirigentes encolumnados bajo ideas de perpetuidad en el poder.

adivinador dijo...

En principio, no hay motivo para que estemos en contra de los bancos "de fomento" , como el Banco Mundial, el BID , incluso el FMI en su fundaciòn.

Desde la crisis argentina quedò claro que no hay prestamos para ningun pais latinoamericano y que hasta el FMI exige que le cancelen la deuda, como ya hicieron Argentina y Brasil.

En ese marco, es una buena idea que el Mercosur tenga su banco de desarrollo regional, y sinceramente me parece que mientras no haya problemas entre Argentina , Brasil y Venezuela, el proyecto debe funcionar naturalmente. Acerca del "peligro Chavez", creo que Brasil es el lider regional, y puede disciplinar cualquier intento de "imperialismo" caraqueño.

Redondeando: A los paises centrales no les molesta que hayamos dejado de pedirles dinero, que paguemos y nos arreglemos solos. Si el parto es dificil es por la falta de "vocaciòn mercosur" que a veces parecen tener muestros propios gobernantes.

Perdon por la lata.