domingo, 24 de junio de 2007

Macri festeja en un domingo sin energía para Kirchner

Por Tomás Rudich

Se confirmó lo que se sabía hace tres semanas: Mauricio Macri superó a Daniel Filmus en el ballottage y será a partir del 10 de diciembre el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (si Telerman no adelanta la entrega del poder). La elección seguramente generará un cambio en el clima político nacional, aunque no un quiebre definitivo.

Cristina o Néstor Kirchner tienen todas las de ganar en las presidenciales de octubre. Pero el espacio liderado por Macri podría convertirse en su sombra, sobre todo a partir de una excelente plataforma mediática como lo es la Capital. Si bien en la política argentina es imposible adivinar el futuro, las chances de Macri en 2011 podrían ser altas. Con una vidriera como el Gobierno porteño, sumado al casi seguro desgaste de un segundo mandato kirchnerista y el posible fin del ciclo de crecimiento económico, la idea de tener a Macri en la presidencia a partir del 2011 no suena descabellada.

Aunque esas son conjeturas demasiado lejanas. Por ahora el mayor enigma es qué hará Macri en la Capital. Se han dicho muchas cosas sobre él en el último tiempo, muchas de ellas ciertas y otras verdades a medias, que incluso terminaron siendo funcionales al propio empresario. ¿Pero cómo será la gestión de Macri en la Capital? Prometió un policía en cada esquina y al mismo tiempo triplicar el presupuesto de salud (del 0,7 al 2,1%). ¿Será posible? ¿Y qué pasará con los cartoneros y las villas? Por lo pronto, el líder del Pro ya dijo que la villa 31 será erradicada. ¿Pero dónde irán a parar sus habitantes? ¿Los mandará al Conurbano? ¿Irán a alguna de las 10 mil viviendas que prometió construir por año? ¿Aceptarían pacíficamente un eventual desalojo?

También hay interrogantes en otros ámbitos. En los últimos meses la Ciudad fue escenario de múltiples protestas en las calles. Muchas de ellas fueron reclamos genuinos de trabajadores y otras resultaron marchas de carácter político de la izquierda jurásica. ¿Qué pasará con los cortes de calle? ¿Habrá una dura represión a lo Sobisch? ¿O tratará Mauricio de cuidar su imagen y ser más flexible según las recomendaciones del gurú Jaime Durán Barba? ¿Se lanzarán a una “heroica gesta libertaria” estudiantes, trabajadores y partidos de izquierda? ¿Se le sumarán miles de empleados públicos si se viene un ajuste en el empleo estatal? ¿O el recorte del gasto será sólo para ñoquis y cargos políticos?

Y qué pasará con las empresas contratistas. ¿Habrá polémicas licitaciones para empresas ligadas al grupo Socma? ¿De qué lado del mostrador estará el nuevo jefe de Gobierno?

Muchas incógnitas por el momento. Algunas se revelarán con el comienzo de la gestión, otras respuestas correrán por lo bajo y requerirán de una ciudadanía atenta. De cualquier manera, un electorado informado como el porteño no podrá decir que ignoraba lo que votaba. A pesar de tanto marketing y maquillaje político, algunas pistas sobre el futuro rumbo ya se han hecho visibles. ¿Será sólo la punta del iceberg?

3 comentarios:

Natalie dijo...

Hola! Me resulta muy interesante su blog. Felicidades! Soy alumna de TEA también y llegué a su blog por la page. Si les gusta mi blog, escribanme asi nos colocamos en el blogsroll mutuamente. Saludos. Natalie

Matías dijo...

Muchachos...tomás y compañía, gracias por visitar el blog, está buena la idea de empezar a generar una mancomunidad de escritores y lectores de blogs. La nota sobre Macri es interesante...les mando un abrazo.
Pdt: como se hace para poner: "seguir leyendo" y que la nota no abarque muchisimo.

Vanina dijo...

Como una no-porteña que vive y sufre la Ciudad de Bs.As. diariamente, espero que aunque no todas las promesas se lleven a cabo al pie de la letra, como suele suceder, aunque sea se pueda notar algún cambio. Por mínimo que sea, va a ser importante.
Muy buenas las notas... ahora... a ponerse las pilas con las elecciones de octubre!